Select Page

COmo Ganar Un Caso de Accidente de Crucero - Cuarta ParteEn todos los caso de accidente personal, incluidos todos los casos en Corte Federal por accidentes de pasajeros en cruceros, el juez ordenará a las partes a asistir a una conferencia de acuerdo conocida como mediación. Cada juez es diferente; algunos obligan a ambas partes a negociar antes de que entren, de por medio, grandes cantidades de tiempo y dinero durante el litigio- sobre todo para saber si es que el reclamo puede ser acordado. Otros esperan hasta el último minuto, días antes del juicio. De cualquier manera, el demandante y el demandado deben atender a la mediación.

Por muchos años he llevado a cabo estas reuniones, donde mis clientes y yo hemos recibido una orden de la corte en la que hemos tenido que sentarnos en una sala de conferencias, frente a algunos abogados de aseguradoras muy confidentes, separados por algunos pies de caoba y una taza de café frío. (Read in English)

¿Qué es la mediación?

La persona que se sienta en la cabecera de una mesa se llama el Mediador de oficio, usualmente es un abogado con experiencia y casi retirado, ex juez, o en algunos casos un abogado que tomó un seminario y obtuvo una certificación. De hecho, Florida Bars ofrece algunos cursos y un manual detallado de cómo conducir una mediación. Como todo en la vida, hay algunos mediadores buenos y algunos malos.

Durante la mediación nadie puede decidir quién está bien o mal, o qué cantidad de dinero vale el caso. Cada parte hace una presentación ante el mediador. Esas presentaciones pueden ir desde archivos de PowerPoint elaborados con gráficos animados, a nada. Mi hija de quince años, Sara Rose, me ayudó esta semana a crear una presentación para mediación que usó una antigua noticia en CNN sobre una rara condición médica llamada RSD (Reflex sympathetic dystrophy, o distrofia simpática refleja) para hacerle conocer más datos al mediador del caso del crucero sobre la enfermedad que sufrió una mujer que trataban de ayudar. Este caso llegó a un acuerdo.

Esta presentación les otorgó el chance a los abogados defensores a poder hablar directamente, y al demandante de manera que prohíban en otro tipo de arreglos, ya que todo lo que se dice durante la reunión es privilegiado y confidencial. Usualmente miran a los demandantes a los ojos y les dicen lo poco que valen sus casos, y cómo pueden perder el juicio. Puede ser muy poderosa y temerosa la idea de usar un demandante que no está preparado.

Durante la presentación, ambas partes están separados en dos cuartos diferentes para que el mediador pueda hablar en privado con cada parte. Este proceso se llama “caucusing”, el mediador va de cuarto en cuarto, escuchando ofertas y contra-ofertas que puedan recordar la travesía de cualquier persona que alguna vez estuvo en un mercado de pulgas, o un bazar, y quiso negociar el precio de esa alfombra persa que tanto le gustó.

Se usan técnicas de negociaciones sofisticadas, ofreciendo una oferta. Los escenarios van a cambiar, algo así como ir a X, y después a Y, sólo para ver qué tan dispuesto está a ceder.

Cómo llegar a un acuerdo en una mediación

La mayor parte de las mediaciones en la que he participado no han sido satisfactorias; en otras palabras, no han resultado en un acuerdo. Los abogados defensores y yo raras veces hemos llegado a un acuerdo en el valor de un caso. Siempre he pensado que un caso vale más de lo que es, o más que lo de los clientes están dispuestos a pagar.

He dicho durante años- en respuesta a los pomposos abogados de defensa, que pretenden saber exactamente el veredicto del juez en un caso particular, mientras hacen una oferta degradante a mi cliente- “Si tú o yo sabríamos con certeza qué va a decir el veredicto ninguno de los dos estaría sentado aquí en este momento.” En otras palabras, nadie va a saber qué tipo de jurado va a hacer con cualquier caso, es casi imposible predecir en la mayoría de los casos, excepto en las instancias cuando los daños son catastróficos, o la responsabilidad ha sido débil.

¿Por qué fallan las mediaciones?

Yo solía culpar al proceso, al mediador, o algunos clientes tercos. Ahora he girado mi atención en lo que yo hago. He observado detalladamente a un talentoso abogado, y amigo personal, llamado Bob Brown, cerrar caso tras caso en la mediación. El solía ser un abogado de defensa y tiene todo el carisma americano de los quarterbacks y anfitriones de programas de televisión. Pero tiene que haber algo más. ¿Cómo puede llegar a un acuerdo en casos de accidentes de crucero mientras los míos pasan años en llegar al impase, terminando en años de litigación, juicios y apelaciones?

¿Qué hacía él que yo no hacía? Le pregunté, y él me dijo simplemente que algunas veces, para algunas personas, yo estoy tratando de ayudar, pero es mejor para ellos dejar el caso por detrás, incluso si eso significa obtener menos de lo que podría dictaminar un jurado en tres años. El proceso de juicio no es de interés del cliente, y al convertirte en amigo del abogado defensor, puedo conseguir más que estando todo el tiempo en la defensiva.

Cuando Bob me comentó que invitaría al abogado defensor para ir a almorzar, cenar o tomar un trago para discutir el caso, yo me quedé desconcertado. ¿Cómo podría estar de amigos con “el otro lado”? Como cualquier otro grande de la diplomacia, él me demostró que con el poder de ser calmado uno puede llegar a la meta de servir al cliente. Estoy agradecido por esa gran lección.

Mediaciones en accidentes de crucero

En las litigaciones de cruceros la dinámica es muy distinta a la del típico deslice y caída en Wallmaparart o Publix, o en un accidente de autos, esto se debe a que las líneas de cruceros como Carnival, Royal Caribbean, Norwegian, o Disney tienen a su disposición extraordinarios recursos, y pueden pagar la mayor parte de los veredictos, literalmente de las ganancias que generan cada seis minutos en sus respectivos casinos.

Si sufriste algún accidente a bordo del crucero puedes llamar a nuestros abogados de accidentes en cruceros. Me gustaría ayudarte. He ayudado a muchas personas a ganar los juicios en contra de Carnival, Royal Caribbean, Disney, Princess y Norwegian. Podemos ofrecerle consultas sin costo ni honorarios via SKYPE, correo electrónico o llamando al Toll-free at 1-866-597-4529.