Miami Abogado de Accidente

5 razones por la cual todo estudiante de derecho debería tener un buen mentor

En mi libro, “Make It Your Own Law Firm ”(creando su propio bufete de abogados), escribo sobre la importancia y el valor que los mentores han tenido para mí como abogado especializado en negligencias médicas en la Ciudad de Miami y les doy crédito, no sólo para el éxito de mi práctica , sino por el éxito en mi vida. En cuanto a mi punto de vista, los mentores han cambiado y evolucionado desde que me gradué de la Universidad de Miami de la Escuela de Derecho , hace veinte años. Yo creo que todo estudiante de derecho necesita un mentor y los mejores que he encontrado son aquellos que no son remunerados por sus servicios.

La mayoría de los estudiantes de derecho no puede permitirse el lujo de contratar o pagar los servicios de mentores o entrenadores. Por lo tanto, los estudiantes de derecho tendrán que encontrar mentores que estén preparados y dispuestos a brindar orientación de forma gratuita.

Regla 1: Selección del Mentor correcto en la Escuela de Derecho

Antes de que un estudiante de derecho elija un mentor, es importante entender las limitaciones de los mismos. Piense en un mentor como algo que le va ayudar a escalar el Monte Everest. Errores que he cometido en el pasado varias veces es el de es seleccionar, contratar, pagar y escuchar a un mentor, que nunca ha escalado un Monte Everest, y mucho menos ha llegado con éxito a celebrar una fiesta a su casa con vida. En otras palabras, si trata de ser un abogado litigante, abogado testamentario, abogado de defensa criminal o florista, no escuche a uno de los muchos “gurús” que nunca han ido a la escuela de derecho, no se graduaron con éxito y ejercecieron la abogacía en el área de especialidad de su elección. .

Regla 2: No se Vuelva Adicto

Una vez que encuentre este elusivo “Yoda”, es fácil llegar a crear una co-dependiente. En otras palabras, he confiado en personas para tomar decisiones que yo no quería tomar, por ejemplo, cuando se trata de aplicar para un trabajo, qué área de la ley practicar, a quién contratar, cuánto se les paga o que corbata usar para ir a un juicio. Es fácil empezar preguntar a su mentor en la toma decisiones para lo más mínimo. Trate de no ser tan dependiente, al punto de no tomar decisiones sin la ayuda de su mentor o ir en contra de los consejos del mismo.

Regla 3: No use su Mentor de la Facultad de Derecho para Todo

Un error es pensar que su mentor para(X) puede responder a las preguntas de su mentor para (Y). Erróneamente, confié en la competencia de un mentor en el área de mi profesión que me guío en otra área para la cual no estaba capacitado o con experiencia para dar consejos. Es como pedirle a su optómetra que realice un examen rectal, Existen casos especiales que necesitan y requieren un conocimiento especial en el área y es peligroso delegar el manejo en un solo mentor, una cantidad de cuestiones complejas, sin el mismo tener un conocimiento especial al respecto

Regla 4: No se acueste con su Mentor

No cree una amistad intima mentor. Lo que necesita es orientación objetiva, no un amigo o un enlace romántico. Es fácil caer en el “vamos a tomar una copa después del trabajo porque tengo que discutir algo con usted ” es una trampa. Y puede que no sea su culpa. Su mentor puede sentirse solo/sola y halagado por la atención de un/una joven estudiante de derecho atractivo/ atractiva. Es fácil caer en una trampa en la que no sólo podría perder una valiosa orientación, causando vergüenza y destruyendo su carrera antes de que comience, como estudiante de derecho que necesita consejos amables y objetivos. Una vez que se ha cruzado la línea, aun que esta sea una simple amistad, con su mentor, este no podrá aconsejarle con temor a herir sus sentimientos, por lo que debe mantener su relación con su mentor en un nivel profesional en todo momento

Tenga mucho cuidado si siente la posibilidad de que su mentor podría tener una segunda intención o ser vulnerable a su encanto. Por desgracia, mi experiencia me ha demostrado que muy pocas personas que he conocido en mi profesión han sido generosas en cuanto a su tiempo, consejo y orientación sin esperar nada a cambio.

Regla 5: Sea Mentor de Otro Estudiantes de Derecho

La última regla es lo que yo llamo el círculo de la vida, al igual que en la película de Disney, siento que la obligación, por el hecho de no haber pagado a mis mentores, es de ayudar a otros, ofreciendo mi guía y experiencia. Como un abogado especializado en lesiones personales de la Florida que escribió el libro: “Creando su propio bufete de abogados “,(“Make It Your Own Law Firm ”) escrito e inspirado con el propósito de ayudar a los estudiantes ante la perspectiva de graduarse sin haber encontrado un trabajo, el dolor y el rechazo sufrido. Usted se sorprenderá de lo mucho que puede ayudar a otros en la zona elegida para su práctica.

Contáctanos para una consulta gratis, ya sea vía correo electrónico a [email protected] o a nuestro telefono 866-597-4529.

Fieldset

 

Verification